Leemos: Un diablo de carnaval