El valor de acompa├▒ar al otro