EL ESCUDO QUE NOS IDENTIFICA